La escalera de la #innovación en la ciudad. El proceso para la creación de valor en una #smartcity

Francisco Morcillo. Consultor, Director Gerente de MB3 GESTION. Entusiasta de Innovación+Tecnología+Gestión, para la innovación empresarial y territorial. Autor del blog; 2TI #smartcity= Territorio+Tecnología+Inteligencia+Innovación 

¿Te animas a seguirme en twitter?: @fmorcillo

Mi perfil más completo: Francisco Morcillo

LA ESCALERA DE LA INNOVACIÓN EN LA CIUDAD. CREACIÓN DE VALOR PARA UNA #SMARTCITY.

Inauguracion SmarCity ExpoSmartCityExpo 2013 llegó a su fin. Tres magníficos días, tres sesiones plenarias; Richard FloridaKent LarssonAmory B. Lovins, y  múltiples y valiosos ponentes, que a lo largo de las distintas sesiones y temáticas, abordaron la ciudad y los ciudadanos del siglo XXI.

Mucho hemos hablado en este blog del ciudadano, y de la importancia en el diseño de la ciudad inteligente. También hemos abordado,  que la tecnología no sólo es necesaria, sino que que se convierte en el instrumento como medio no con fin, para diseñar la estrategia de innovación de la ciudad.

Esta temática, la estrategia para la búsqueda de soluciones innovadoras parece que es una de las claves, para tangibilizar las Smart Cities. Si la tecnología, fue en el año 2011 la temática y puente principal para el futuro de las ciudades inteligentes y por supuesto mas allá de las soluciones energéticas, el ciudadano como eje y centro de la ciudad  lo fue en el año 2012. Desde mi punto de vista, además de la necesidad de generar un marco regulatorio para impulsar los servicios innovadores de servicios ciudadanos y las plataformas de gestión, en este año 2013, SmartCityExpo, puso encima de la mesa la necesidad de aplicar el conocimiento y la creatividad, contando como uno de los exponentes principales del planeta, Richard Florida.

Las necesidad de contar con una sociedad, que invierta en infraestructuras, pero en “infraestructuras humanas”, nos indica que es necesario desarrollar la creatividad, sobre la base del conocimiento y apoyada en la tecnología. Este es el motor de la ciudad inteligente, ese es el motor para crear ciudadanos inteligentes, y lo que es más importante y realmente el objetivo, disponer de una gestión inteligente de la ciudad junto a los ciudadanos.

Muchos escépticos continúan pensando que el motor de las ciudad inteligente es la Administración Pública,  a través de los contratos públicos y externalización de servicios, así  y sólo de esta forma se potenciaría de verdad. No quiero entrar en una polémica reflexiva, aunque si es cierto que los marcos regulatorios deben acompañar el progreso de los servicios ciudadanos y la posibilidad de introducir pequeñas innovaciones en los contratos públicos. Pero desde mi punto de vista , siguiendo el modelo reflexivo y línea argumental del blog, considero que ese escepticismo y la adaptabilidad de la inteligencia a cualquier entorno, debe ser suplido por el conocimiento de la realidad,  la sociedad y del ciudadano hiperconectado.

Con esta reflexión previa, paso a abordar, la estrategia para la búsqueda de soluciones innovadoras, mediante la escalera de la innovación de la ciudad, 4 pasos, 4 escalones que  buscan la gestión inteligente de la ciudad, potenciando sobre la base del conocimiento previo la propuesta de valor de una ciudad. Continúo por lo tanto con la necesidad de introducir un método y proceso estratégico, apoyado en lo que ya en otros post ya enmarcaba, y que es la necesidad de entender y hablar de emprendimiento en la ciudad para crear el empoderamiento y creación de valor para el ciudadano, a través de SmartCity Canvas Model (Póster que comparto, que fue publicado en SmartCity Expo 2013).Poster SmartCityCanvas Models

1.- La estrategia para la búsqueda de soluciones innovadoras.El proceso para la creación de valor en una ciudad inteligente.

Establecer una estrategia para buscar soluciones innovadoras, realmente es establecer un proceso reflexivo y el guión que nos invite a diseñar cuales son los mecanismos necesarios para incentivar la innovación en la ciudad. Tanto en la configuración, como en el rediseño de los servicios públicos, como en la generación de oportunidades y fórmulas que dinamizen o potencien el diseño de modelos de negocios innovadores.

Establecer una estrategia para buscar soluciones innovadoras, realmente es establecer un proceso reflexivo y el guión que nos invite a diseñar, cuales son los mecanismos necesarios para incentivar la innovación en la ciudad.

El escepticismo, que ya comentaba anteriormente, parte de un enfoque clásico de pensar en la ciudad, dónde el servicio  o la gestión pública se anteponen como principio jurídico. En cambio, ahora nos encontramos con una sociedad que dispone de nuevas fórmulas de desarrollo, nuevas fórmulas de conexión y nuevas herramientas que potencian  sus fuentes de posibilidades y aumentar la demanda de nuevas soluciones o servicios para su desarrollo vital o profesional. Ese es el reto de la sociedad del siglo XXI.

Ante esta cuestión, planteo estratégicamente cuatro fases que son necesarias, para crear la ESCALERA DE LA INNOVACIÓN EN LA CIUDAD:

1.- PRIMER ESCALÓN, PREÁMBULO.  LLUVIA DE ETIQUETAS, FORO DE REFLEXIÓN. Es la ciudad que quiero, la sociedad colaborativa, que comparte, que innova, debe reclamar su modelo, sus necesidades, y ser ordenadas y tamizadas hacia un objetivo común. Posiblemente no disponemos de toda la información necesaria y seguramente estemos pensando en soluciones o fórmulas que poco tengan que ver con la realidad.

El desarrollo de internet, el aumento de la telefonía móvil o el número de equipos  o dispositivos conectados genera un modelo muy diferente al conocido. Por ello, para pensar en modelos o servicios innovadores, debemos plantear una nube de etiquetas que estén orientadas sobre la base de una nueva sociedad. Estas reflexiones serán unificadas y centradas, para concretar las acciones que mayor calado puedan generar en la sociedad, y que mayor competitividad puedan aportar al tejido económico.

Un proceso participativo abierto que recoja todas las inquietudes, con el fin de establecer un enfoque bottom-up que posteriormente será filtradas las expectativas, por la capacidad de recursos y capacidades ciudadana.

2.- SEGUNDO ESCALÓN. LOS RECURSOS. Esta es la gran reflexión, cuales son los recursos ¿los conocemos?.

Etiquetas SmartCityExpo

Disponer de nuevos recursos y sus posibilidades sin duda aumentarán las capacidades de desarrollo del territorio, pero esta cuestión no siempre será posible. No siempre se dispondrá de una financiación adecuada, o de un proyecto auspiciado por la Unión Europea o Banco Mundial, o en su caso de tener la suerte de ser el ámbito adecuado para el desarrollo de una experiencia piloto ( que por cierto empiezan a estar en entredicho y además empieza a ser duda para los marcos regulatorios).

Analizar los recursos, medidas y capacidades, tanto tangibles, tecnológicos,  como intelectuales, que dispone nuestro ámbito de actuación, nos pondrá en la realidad de nuestro territorio.  Conocer las redes, infraestructuras, conexión, uso de la telefonía, alfabetización digital, dinámicas, posibilidades de implementación de nuevos servicios o desarrollo y optimización de nuevos servicios privados entre otros, son ideas que igualmente deben ser listadas y ordenadas por afinidad. Una nueva nube de ideas, una nube de capacidades que, evidentemente, requerirá un análisis previo del ámbito territorial, ser innovador no sólo es tener ideas, sino acercarlas a la realidad física e intentar que puedan ser puesta en marcha. Esto nos dirá que medios o que inversiones adicionales se requerirán para generar la innovación.

Escalera de la innovacion2

Ser innovador no sólo es tener ideas, sino acercarlas a la realidad física e intentar que puedan ser puestas en marcha. Esto nos dirá que medios o que inversiones adicionales se requerirán para generar la innovación.

3.- TERCER ESCALÓN. MODELOS DE SERVICIOS  Y NEGOCIOS INNOVADORES.

Una vez conocida la demanda  y perfil ciudadano en relación a posibles servicios y modelos, muy relacionado con las características del territorio, y conocidas las posibilidades de las infraestructuras y recursos potenciales del mismo, en relación a sus características técnicas y de uso de la tecnologías, es el momento de determinar posibles soluciones que podrían tener impacto en la ciudadanía.

Es evidente que no puede existir una solución estándar y que probablemente muchas de las ideas que pueden tener éxito en un entorno concreto, posiblemente no tengan cabida en otro. Listar una serie de iniciativas que puedieran tener cabida, tanto en el ámbito público como en el privado, nos aportará el abanico de posibilidades concretas, en función de nuestras capacidades o conocimiento en el ámbito privado, o en función de las características y posibilidades del perfil público que administre, lidere o pueda poner en marcha iniciativas concretas.

En este caso son las potencialidades del que pueda poner en marcha la iniciativa, la que entra en juego. Aquí hay que incidir que no podemos trasladar modas, si posteriormente no se realiza un proceso adaptativo del gestor público o se adapta al hábito del ciudadano que será consumidor de la nueva forma de entender la sociedad tecnológica.

4.- CUARTO ESCALÓN. TECNOLOGÍA ADAPTADA A LA DEMANDA.

Cuando en el apartado anterior, determinábamos el listado de capacidades concretas tanto en el ámbito público como con el privado, es evidente que se parte de la base de un conocimiento de mínimos,  de algunos recursos tecnológicos que pueden aplicarse.

Pero es en esta última fase, cuando realmente se procedería a implementar y pensar sobre el abanico de opciones, la tecnología que habría que poner en uso o el diseño de la cadena de valor tecnológica que diera respuesta, a los tres pasos anteriores. Nube de demanda y etiquetas,  recursos y capacidades del que puedan poner en marcha la iniciativa, aquí entran en juego la rentabilidad o  el retorno social según en enfoque y la inversión. Poner en marcha iniciativas sin tener claro el retorno, o realizar medidas de ahorro público es posible que sean propuestas muy aceptadas desde el plano del ámbito de las gestión pública, pero no en la ciudadanía. Habría que poner el acento en buscar iniciativas que realmente encuentren su beneficio en ser una solución innovadora y de participación real en alguno de sus posibles derivadas y que además posibiliten el desarrollo de iniciativas que consoliden una nueva economía.

En el ámbito privado sin duda, deben buscarse opciones , que a veces con pequeños impulsos públicos o simplemente transferencias de conocimiento o datos, puedan impulsar modelos que pondrán en valor el territorio. Crear procesos abiertos de innovación abierta , sobre temáticas concretas son modelos de colaboración público-privada, sin apenas coste y que pueden impulsar pequeñas o grandes soluciones, para la mejora de la calidad de vida, hábito o competitividad de la ciudadanía.

2.- Conclusión, la estrategia para la búsqueda de soluciones innovadoras.

Cuatro pasos, cuatro escalones,  para poner en marcha la propuesta de valor de la ciudad o de modelos de negocios asociados. Crear soluciones innovadoras es la clave de la ciudad, disponer de tecnología pero no disponer de conocimientos previos para su usabilidad o accesibilidad,  genera un proceso de etiqueta smart, más que de gestión inteligente.

Nada será fácil, pero en esta sociedad del conocimiento y creatividad, es muy probable que haya que disponer de redes, diseñar y conocer el ecosistema real, y por último sobre la oferta del mercado cual es la que mejor se adecue, para crear valor.

La competitividad del territorio y del ciudadano, pasa por crear nuevos servicios, incluso con los recursos que se dispongan, mientras que puedan ser puestos en marcha,  el rediseño de servicios para la ciudadanía, plataformas globales de gestión y otras fórmulas de mayor calado, para la gestión global de la ciudad.

La iniciativa privada además, puede introducir poco a poco nuevas soluciones, y es necesario saber las capacidades de  los ciudadanos,  pero también de aquellos, de los que gestionen desde lo público, porque hablar de ciudad es hablar de una nueva manera de entender a la sociedad.  Una sociedad, que como hablábamos en el primer escalón; comparte,  colabora, está hiperconectada y que dispone de nuevas fórmulas de relación. Que quizás no se percibe del todo por parte de quién pueda abrir la puerta a esa pequeña transferencia de conocimiento, ya que puede estar más centrado en la gestión de los ahorros públicos o formar parte de la moda, y que potenciando el conocimiento y la innovación, podría  potenciar nuevas iniciativas privadas y nuevos servicios públicos adaptados a la demanda real.

Sobre el autor: Francisco Morcillo. Consultor, Director Gerente de MB3 GESTION. Entusiasta de Innovación+Tecnología+Gestión, en territorios, ciudades y gestión de servicios y edificios. @fmorcillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s