Francisco Morcillo: “El reto de la smartcity es conseguir crear modelos de negocio adaptados al ciudadano”

Entrevista en el blog Ciudadano Activo FCC

Publicado el 27 de Febrero de 2014

(Copia de la entrevista realizada por el Blog Ciudadano Activo de la empresa española FCC)

image

Francisco Morcillo, urbanista y consultor especializado en el desarrollo y puesta en valor de los ciudadanos en la ciudades inteligentes, se acerca a Ciudadano Activo para dar su opinión acerca de cómo debería ser el futuro de la smartcity.

Algunos de tus posts coinciden en poner en valor a los ciudadanos en la smartcity. ¿Crees que están infravalorados dentro de los planes de la ciudad? ¿Cómo se consigue integrarlos?

Lo primero, añadir que este concepto que desarrollo lo configuro a partir de la idea de que el ciudadano debe ser la referencia dentro de la ciudad. Tiene que exponer cuáles son sus necesidades concretas y, a partir de ahí, la tecnología debe ponerse en marcha para darles respuestas. La situación actual es bien diferente. Ahora mismo al ciudadano se le da de lado, y eso es un gran error porque no se tiene en cuenta quién vive en la smartcity y qué le puede aportar.

Habitualmente cuando se habla de sostenibilidad, los parámetros básicos que se tienen en cuenta son: social, medioambiental y económica. Yo apuesto por uno nuevo, el cultural. Muchas veces al aplicar tecnología a determinados lugares, falla, ¿por qué? Cada entidad territorial posee un arraigo cultural distinto y como tal, la smartcity debería adaptarse a ella. El resultado es que habría que adaptar los 3 parámetros anteriores al arraigo cultural del lugar donde se implementan para que tenga éxito.

¿Cómo trabajan las TIC en el desarrollo de la Smartcity?

Cuando hablamos o comentamos el concepto de ciudad, me gusta poner el ejemplo de su evolución histórica. A principios de siglo, necesitábamos infraestructuras básicas. Luego llegó el urbanismo para adaptar la ciudad a las personas, a partir de los ‘80 se empezó a hablar de crear servicios urbanos, y al final del siglo, de integrar la tecnología. Ahora nos encontramos con una situación más avanzada: cómo integrar la tecnología y acercarla al ciudadano. La respuesta es que debe haber procesos de participación ciudadana donde se aproveche la información generada por la aplicación de la tecnología y generar, así, economía de escala.

España está viviendo un momento de auge en cuanto a ciudades inteligentes se refiere, ¿Hacia dónde crees que se dirige? ¿Confías en que este impulso se mantenga en el tiempo?

La cuestión es que hay ciudades a las que les ha salido muy bien el concepto smartcity. Esa etiqueta les ha dado alas para recibir nueva iniciativas e inversiones y mejorar. Ante la pregunta de si esto puede convertirse en un ‘bluf’, sí, puede ser si esas mejoras no se articulan hacia el ciudadano. Como he comentado antes, es necesaria la generación de modelos de negocio que estén asociados a la ciudad, es decir, hay que empezar a monetizar este tipo de hábitos sostenibles de la smartcity. ¿Cómo lo hacemos? Con todos los datos que se obtienen de las tecnologías smart, hay que empezar a diseñar modelos económicos que el ciudadano de a pie perciba como beneficios reales. Podemos configurar una experiencia de usuario a través de los datos y aprovecharla para hacer negocio. Al final nos daremos cuenta de que el verdadero reto de la smartcity es conseguir crear modelos de negocio adaptados al ciudadano.

Hablemos del Open Data. Durante el SmartCityExpo escuché una frase que me hizo pensar: actualmente se están recopilando muchos datos en la ciudad que, si no resultan en un análisis posterior, no tienen ninguna efectividad. ¿Estás de acuerdo? ¿Crees que se están tomando medidas a este respecto?

Por supuesto, estoy totalmente de acuerdo. En el tema de los datos siempre digo que hay varias divisiones. Por una parte, los datos asociados a la transparencia de las administraciones públicas. En función de listado de datos que tengamos y de su calidad, estos pueden ser útiles a la sociedad para su posterior aprovechamiento. Por otra parte están los datos que se generan con los servicios ciudadanos y que habría que estructurar y poner a disposición de la ciudadanía de la misma manera que los anteriores.

Actualmente hay varias plataformas que ya están trabajando en cosas de estas: Ayuntamientos como el de Barcelona o Zaragoza, más basado en gestión ciudadana; o Gijón. En un nivel superior se encuentra la UE, que está encaminando su desarrollo para crear una gran plataforma de datos abiertos.

¿Cómo ves su futuro? ¿A qué dificultades se enfrenta?

El reto de la smartcity no es tanto la parte tecnológica, sino más bien el generar oportunidades concretas para la ciudadanía y nuevas oportunidades del ámbito del uso de empresas que están en el entorno. Si no sabemos recoger las necesidades del ciudadano, aprovechar los datos y compartir información, esto se quedará en un concepto vacío y grandilocuente. Efectivamente tiene una parte de reto muy importante, pero lo cierto es que es un presente y poco a poco tenemos que ir generando estas oportunidades de negocio para evolucionar hacia el siguiente paso de la smartcity.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s