El ecosistema innovador en la ciudad inteligente y creativa. #smartcity

Francisco Morcillo. Consultor, Director Gerente de MB3 GESTION. Entusiasta de Innovación+Tecnología+Gestión, para la innovación empresarial y territorial. Autor del blog; 2TI #smartcity= Territorio+Tecnología+Inteligencia+Innovación

¿Te animas a seguirme en twitter?: @fmorcillo

Mi perfil más completo: Francisco Morcillo

 

El ecosistema innovador en la ciudad inteligente y creativa. #SmartCity.

Nos encontramos en un gran momento,  las ciudades buscan nuevas ilusiones  para los ciudadanos. El problema surge en el enfoque y en el diseño del ecosistema necesario para la ciudad, que le permita alcanzar la mejora en la gestión de la ciudad y posibilite la generación de nuevas oportunidades y servicios para los ciudadanos. El contrapunto el ecosistema y el egosistema de la ciudad, dónde a veces parece que surge la duda si los objetivos e intereses en la planificación, pueden estar mas cercanos a liderar un ranking, que a resolver problemas sencillos de los ciudadanos, con medios y  tecnologías adaptadas.

0.- PREÁMBULO.

Las ciudades cuentan con retos y oportunidades particulares. Son un flujo de oportunidades, aparecen en ellas nuevos patrones de crecimiento y nuevas relaciones económicas. Ciudades y gobiernos locales las han incorporado a su agenda de trabajo en el afán de construir la agenda de los gobiernos locales y regionales en el desarrollo urbano sostenible. La idea, que la construcción de nuevas e innovadoras formas de alianzas rurales y urbana, así como la gobernanza y liderazgo, sean temas prioritarios en la planificación de las ciudades. El territorio no puede y no debe reducirse “a servir” al crecimiento urbano, planificar estratégicamente el territorio y los instrumentos financieros y sus recursos propios, deben ser utilizados como guía para el desarrollo sostenible de las ciudades. Para ello, se reguieren indicadores que resuman una estrategia de sostenibilidad más allá de los recursos ambientales, y sirvan de base para el desarrollo de las economías de proximidad y la inclusión e innovación social, como elementos de base para el desarrollo socieconómico de las ciudades.

Este breve resumen, lo extraigo de una interensante lectura del documento “Construyendo una nueva agenda urbana para las Ciudades Intermerdias” del CGLU ( Ciudades y Gobiernos Locales Unidos), dónde con un claro enfoque centrado en las personas, se cita la necesidad de establecer ecosistemas, que posibiliten la sostenibilidad en el tiempo y la máxima implicación de las personas.

Me sirve esta lectura, además de referencia, porque claramente se alinea con una de las preocupaciones que con frecuencia suele salir en los foros de debate, especialmente cuando entre los grupos de asistentes se encuentran planificadores y estrategas del territorio, dónde claramente ponen en crisis la voraz implementación tecnológica y el liderazgo “tecno-pseudoinformático” de los procesos de generación de ciudades inteligentes. Más pendientes éstas, de crear propuestas de implementación y de indicadores económicos, que del verdadero impacto social que en paralelo debe desarrollarse. En muchas ocasiones los retos  y los indicadores, nos adentran hacia el camino y hacia hitos tecnológicos o de Capital Expenditure – CAPEX, dejando a un lado las estrategias de innovación social y de mejora ciudadana, como resultado del enfoque necesidad-solución tecnológica.

1.- EGOSISTEMAS DE CIUDAD INTELIGENTE, COMO PROCESO DERIVADO DE SE UNA SMARTCITY.

Tras este extenso preámbulo, y teniendo presente otros excelentes enfoques, como el del brillante Pablo Sánchez Chillón, para poder entender la realidad digital de los ciudadanos, me dispongo a resumir de forma esquemática el planteamiento de la generación de ecosistema o egosistemas innovadores, al que la moda  o la etiqueta de ciudad inteligente, parece llevarles.

Según la  Wikipedia, un ecosistema es un sistema natural que está formado por un conjunto de organismos vivos (biocenosis) y el medio físico donde se relacionan (biotopo). Es fundamental para el concepto de ecosistema es la idea de que los organismos vivos interactúen con cualquier otro elemento en su entorno local. Eugene Odum, uno de los fundadores de la ecología, declaró: «Toda unidad que incluye todos los organismos (es decir: la “comunidad”) en una zona determinada interactuando con el entorno físico de tal forma que un flujo de energía conduce a una estructura trófica claramente definida, diversidad biótica y ciclos de materiales (es decir, un intercambio de materiales entre las partes vivientes y no vivientes) dentro del sistema es un ecosistema».

Parece evidente que interactuar y en concreto con el entorno físico( hoy también virtual), son necesarios para conseguir el ecosistema. Por lo tanto, si hablamos de ciudades y en concreto de ciudades inteligentes, parece necesario generar estrategias dónde la ciudad y el ciudadano interactúen, sobre la base de los recursos de la ciudad y siguiendo una estrategia, con el fin de ir implementando soluciones en virtud de las necesidades y de los recursos disponibles y compatibles con la ciudad.

la foto (3)

Fuente: @fmorcillo. Esquema para la creación de egosistemas de ciudades inteligentes

Muchas veces el discurso de “ciudadano en el centro” como estrategia de ciudad, se convierte en un proceso de “Ciudadano descentrado”, pues prácticamente apenas se identifican o conocen las estrategias de ciudad, y acaba con una etiqueta de #elciudadanonoesparticipativo.

Sin embargo si atendemos al gráfico adjunto, parece que el objetivo en más de un caso, es disponer de elementos o líneas argumentales tecnológicas, para acto seguido establecer una estrategia, un plan de marketing , que sirva para crear “El egosistema de ciudad”, con una clara venta hacia un modelo de bussines case, sin apenas impacto en la ciudadanía. De hecho, muchas veces el discurso de “ciudadano en el centro” como estrategia de ciudad, se convierte en un proceso de “Ciudadano descentrado”, pues prácticamente apenas se identifican o conocen las estrategias de ciudad, y acaba con una etiqueta de #elciudadanonoesparticipativo.

En definitiva para crear un egosistema de ciudad, es necesario iniciar un proceso, basado en la dotación e implementación de la tecnología en la ciudad, si es posible con clara repercusión mediática, con el fin de poder continuar con un proceso de estrategia y marketing que ponga en valor los avances tecnológicos de la ciudad y sus indicadores, por supuesto con una clara vocación a la orientación ciudadana, pero a veces sin ellos. Y por supuesto siempre con un enfoque ciudadano. Es una difícil tarea, pero para crear un egosistema requiere un fuerte liderazgo Top-down, que posibilite el desarrollo de la ciudad con una gran oferta de servicios tecnológicos y preparada para premiar a aquellas iniciativas ciudadanas y empresarial que casualmente se alineen a la estrategia digital diseñada para la ciudad.

2.- ECOSISTEMAS DE CIUDADES INTELIGENTES Y CREATIVAS.

Por contra,  y si continuamos con el esquema anterior, se sitúa el ecosistema innovador como un espacio para la colaboración y el apoyo, dónde se interactúa entre el espacio físico con los ciudadanos, e introduciendo una nueva variable, el espacio virtual. A partir de un fuerte análisis de la percepción ciudadana y sus necesidades y  con el fin de conseguir desde la base un fuerte conocimiento social y económico, estaremos en disposición de conocer si los recursos y medios disponibles, responden a las necesidades demandadas y con ellas, si están alineadas con el liderazgo y visión de la gestión que se tiene de la ciudad.

Conociendo las necesidades ciudadanas y las potencialidades de las tecnologías, quizás sea ese sea el momento para establecer una estrategia y una hoja de ruta, dónde claramente se oriente a dar respuestas y éstas alinearlas, al concepto amplio de la inteligencia, que permita introducir visiones creativas, para el desarrollo local-territorial. Estamos en un momento digital, de experiencias de usuarios y de participación y sobre todos de nuevos escenarios, dónde la creatividad se vincula a todos los procesos poniendo en valor la innovación y el conocimiento. De hecho la UNESCO, en el marco de sus Estadísticas Culturales 2009, definía ya a las industrias culturales y creativas como “aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial”.

Fuente: UNCTAD
Fuente: UNCTAD

El informe Creative Economy 2013, de la UNESCO-UNDP “confirma la economía creativa como una de las de más rápido crecimiento entre los sectores de la economía mundial y como altamente transformadora en términos de generación de ingresos, de creación de empleo y de exportación. Pero esto no es todo lo que hay que hacer. Liberar el potencial de la economía creativa también significa promover la creatividad global de las sociedades, la afirmación de la identidad distintiva de los lugares donde prospera y de los ecosistemas mejorando su calidad de vida, la mejora de la imagen y el prestigio local, y reforzar los recursos para imaginar diversos nuevos futuros.

Sin dudas, es necesario  poner en valor estos conceptos y acercarlo a la comprensión e impulso de lo esencial, para poder entender el auge de nuevas prácticas creativas que tienen cabida en éste proceso de hibridación real y virtual de las ciudades y en la inteligencia de las ciudaes. Como ejemplos experiencias creativas, la de Euskadi (www.karraskan.org) o gran parte de los proyectos que podemos encontrar en la publicación de la empresa Trànsit “Música para Camaleones” (blog.transit.es). Experiencias que a menudo cruzan los círculos clásicos para poner en relación las artes con la educación, con la innovación empresarial, con la salud, con el desarrollo territorial, con el desarrollo de nuevos modelos económicos, etc.

CONCLUSIÓN.

La ciudad y la inteligencia la cual utiliza la tecnología como medio, tiene como reto, quizás el más importante, crear un ecosistema capaz de establecer una herramienta útil para los ciudadanos, aplicar la innovación, el conocimiento y la creatividad vinculada, como variables necesarias para aportar valor y conseguir la vinculación ciudadana, mediante un proceso bottom-up. En cambio, los egosistemas de innovación, que corren el riesgo de querer buscar además un titular rápido, caminan con paso firme hacia una automatización de la ciudad, con cierto guiños hacia los ciudadanos, los cuales quedan a la suerte de que sus necesidades y el acceso a nuevas opciones, coincidan milagrosamente con las estrategias planteadas de forma global para la ciudad.

Referencias:

1.Ciudades Intermedias, Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales y Regionales Unidos
2. http://urban360.me/2012/07/25/egosistemassinciudad/ Blog URBAN 360º. Pablo Sánchez Chillón.
3.Manual Atalaya. 7.11 Gestión creativa: ciudades y organizaciones creativas. Roberto Gómez de la Iglesia.

Sobre el autor: Francisco Morcillo. Consultor, Director Gerente de MB3 GESTION. Entusiasta de Innovación+Tecnología+Gestión, en territorios, ciudades y gestión de servicios y edificios. @fmorcillo

Una respuesta a “El ecosistema innovador en la ciudad inteligente y creativa. #smartcity

  1. Las Tecnologías de la Información se tienen que convertir en un aliado del ciudadano en las ciudades inteligentes. De hecho, son las principales responsables de que un núcleo urbano pase a ser una Smart city. Como bien señala el autor, no interesa innovar por innovar si no es con un claro compromiso de servicio al ciudadano y con ventajas probadas que impacten positivamente en su vida. Un caso ejemplar en el ámbito de la movilidad en Smart cities es el de la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos), que ha eliminado un gran porcentaje de atascos y la contaminación que suponen gracias a la tecnología de Xerox. La recopilación y análisis continuo de grandes volúmenes de información (Big Data) permite comunicar al conductor en tiempo real cuáles son las mejores opciones de parking. Las ventajas para el ciudadano no solo se traducen en ahorro de tiempo y combustible, sino también en una vida más sosegada, alejada del mal humor y la irritación que produce el caos del tráfico en las ciudades que no han dado el paso de ser inteligentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s