“#Smart” ,¿tendencia, filosofía o etiqueta, sólo de la “#city”?

“#Smart”, ¿tendencia, filosofía o etiqueta, sólo de la “#city”?

La ciudad es tendencia y se ha convertido en el foco principal de los ciudadanos, es el símbolo de progreso,  y la tecnología sobre la ciudad  busca, en su capacidad de poder analizar en ella grandes cantidades de datos generados por los ciudadanos, el nuevo paradigma del éxito político y empresarial.

Las ciudades inteligentes representan los nuevos motores de crecimiento, en el desarrollo global del capitalismo del conocimiento.

Las ciudades inteligentes representan los nuevos motores de crecimiento, en el desarrollo global del capitalismo del conocimiento. Europa y los Estados Unidos en general celebran este modo rápidamente emergente del desarrollo urbano por su capacidad para mejorar las prácticas ambientales más sostenibles, ampliar el alcance institucional de la gobernabilidad democrática, y mejorar la eficiencia de la gestión urbana. Las grandes empresas también están encontrando nichos rentables en el negocio global de desarrollo de ciudad inteligente. Hay una multinacional que controla a la vez más de diez megaciudades asiáticas que representan su inversión significativa en el desarrollo de ciudad inteligente. Otra empresa, controla más del 90 por ciento de Smart City Malta y Smart City Kochi. Incluso Google, ahora también ha saltado a la palestra del desarrollo de ciudad inteligente con el lanzamiento de “SidewalkLabs.”  La ciudad está de moda.

Ante esta situación, a menudo vemos soluciones imaginativas buscando modelizar en nuestro entorno este éxito, y poco a poco leemos referencias que nos llevan a los rankings mundiales. Se busca que la ciudad forme parte de una prestigiosa lista smart city, se persigue que existan fórmulas magistrales a implementar en los  barrios en forma de  megatendencias y se sueña ser parte de una selecta lista de soluciones urbanas, dónde si hay suerte se estará  junto a una megaurbe mundialmente conocida. Pero olvidamos a veces lo fundamental, dónde estamos y hacia dónde vamos.

No quiero entrar en este post en un debate sobre cuál es la “etiqueta” y de nuevo la “dimensión” adecuada, pero si quiero reflexionar sobre la aplicación de la tecnología para ámbitos territoriales más reducidos.

¿Cuál es mi etiqueta Smart?

¿Cuál es mi etiqueta Smart?

1.- Las ciudades, su papel y su dimensión.

La Red Mundial de Ciudades, Gobiernos Locales y Regionales,(CGLU) utiliza una definición flexible de ciudad intermedia basada en la población (normalmente menos de un millón de habitantes) y de su papel en la mediación de flujos (de mercancías, información, innovaciones y administración, etc.) entre los territorios rurales y urbanos dentro de sus áreas de influencia y respecto a otras ciudades y regiones.

El futuro de las ciudades, según  citan las notas introductorias de la edición para 2016 de la Cumbre Mundial de Líderes Locales y Regionales, organizada por Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) y que  tendrá lugar en Bogotá, Colombia, del 12 al 15 de octubre, se indica lo siguiente:

“Las ciudades del futuro se enfrentarán a dinámicas relacionadas con la innovación tecnológica que no reciben suficiente atención en los debates sobre la Nueva Agenda Urbana. Estas dinámicas incluyen: la distinción cada vez más difuminada entre la protección de los datos personales y nuestra identidad, así como entre los espacios virtuales y reales en la “realidad aumentada”; nuevas pautas de trabajo basadas en el “microwork”; nuevas formas de gobernanza que abordan la crisis de representación haciendo hincapié en el uso de las tecnologías; la promoción de laboratorios urbanos como instrumentos de cambio; nuevas posibilidades en la arquitectura a través de los biomateriales; y la posibilidad de gestionar nuestras ciudades como sistemas microbianos relacionados con nuestra salud”.

 Los electos locales y regionales se encuentran en un lugar privilegiado para promover una gobernanza colaborativa, participativa e integrada.

El empoderamiento de gobiernos locales y regionales fuertes y transparentes es fundamental para que estos puedan definir y avanzar en el desarrollo inclusivo y sostenible de sus ciudades y territorios.

 Como podemos comprobar  la cumbre  prevista, ya plantea para los gobiernos locales la oportunidad de debatir las principales dinámicas, sobre las cuatro líneas que suelo comentar para la sostenibilidad;  social, medioambiental, económico y cultural  que tiene un impacto en nuestro trabajo cotidiano sobre el terreno, así como crear el marco para definir las Recomendaciones Principales de los Gobiernos Locales y Regionales para Hábitat III, el mundo y sus territorios, que  se encuentran en un momento decisivo. La urbanización del territorio, la migración, el cambio climático, el crecimiento de las desigualdades, las nuevas tecnologías con la brecha digital y las demandas de la ciudadanía a favor de la democracia están redefiniendo nuestras sociedades y nuestro planeta. Es evidente que existe un cambio estructural en cuanto a nuestra forma de entender el desarrollo de los territorios.

Estrategias Urbanas

2.- Estrategias digitales para las regiones.

Y en esta discusión sobre las ciudades el futuro, su dimensión y su papel, enfocado  cada vez más hacia el concepto smart o inteligente, es curioso conocer que la mayor parte del territorio no lo son.

En Alemania, el setenta por ciento de los alemanes  viven fuera de las grandes ciudades.  Si tomamos como referencia a España,  se da el caso que de los 8.129 municipios (Datos INE 2015), tan sólo 63 superan los cien mil habitantes y sólo dos de ellos Madrid y Barcelona superan el millón, si bien es cierto que algunos cinturones periurbanos, hacen aumentar esta cifra. Entre ellos destacan los municipios menores de 20.000 habitantes que representan 95,1514% de los municipios de España. Además, en estos municipios de menos de 20.000 habitantes, hay una parte importante que tiene una población menor a los 500 habitantes.

Y aquí surge la duda. Si las ciudades o municipios pequeños no disponen en muchos casos de los recursos necesarios, económicos y organizativos, de las economías de escala o las condiciones necesarias para transformarse en ciudades inteligentes, ¿es lícito, conveniente, e incluso necesario, que estos municipios no renuncien a esta filosofía?

El ciudadano de entornos rurales no debe tener en ningún caso unas condiciones de vida peores a los habitantes de las grandes ciudades y debe poder exigir que la prestación de servicios de su municipio sea igualmente efectiva, útil y de calidad para satisfacer sus necesidades, a la vez que se ha de lograr que la acción municipal sea así mismo eficiente.

El ciudadano de entornos rurales no debe tener en ningún caso unas condiciones de vida peores a los habitantes de las grandes ciudades y debe poder exigir que la prestación de servicios de su municipio

Aquí es  donde la conectividad, en forma de  banda ancha,  se hace necesaria y clave en  la transformación digital de las pequeñas y medianas ciudades, así como en los entornos rurales alejados de los centros urbanos. Así, las nuevas oportunidades de desarrollo social y económico se abren, ya que es donde se puede actuar para invertir las tendencias demográficas y la tendencia hacia la aglomeración y urbanización de ciudades. Pero para ello es necesario diseñar estrategias y aplicaciones para fortalecer los entornos más rurales (incluyendo ciudades pequeñas y medianas) y fortalecer la digitalización de su administración, su política, la movilidad y la logística, trabajo y la cultura, la educación, la energía y el medio ambiente, la salud y la dependencia.

Fraunhofer-IESE-Zukunft-Land

En Alemania, Fraunhofer IESE está desarrollando un proceso abierto en forma de plataforma “Smart medio rural”.Algunas de las acciones se han desarrollado de la siguiente manera:

1.-Reunificación de proyectos piloto y presentación de modelos de soluciones y aplicaciones de ejemplo análisis de problemas desde múltiples perspectivas y elaboración de factores de éxito.

 2.-El desarrollo de estrategias digitales: Recomendaciones para los que toman decisiones, así como estudios de casos para los administradores de proyectos.

 3.- La creación de redes entre las partes interesadas pertinentes (ideas, los desarrolladores de aplicaciones, tomadores de decisión) y la promoción de discurso.

 4.-Encontrar soluciones  prácticas, sobre retos sociales y económicos.

Enfoques de  estrategias digitales en forma encuadrados en una plataforma abierta participativa para la agrupación de las diferentes experiencias. La estrategia pasa por conocer y poner los retos sociales del entorno rural homogeneo, así como las  nuevas amenazas de desarrollo social y económico que se están abriendo.

SmartRuralAreas_524.1412005354598

3.- Pero, ¿cómo poner en práctica los conceptos inteligentes?

Los expertos, blogueros, científificos, plantean ¿cómo Internet puede ayudar al cambio? Plantean recomendaciones,  iniciativas y conceptos, e igualmente para ámbitos más rurales, la mejora  puede venir asociada a la expansión de las nuevas infraestructuras digitales. Porque a través de su desarrollo y generando cadenas de valor sostenibles e innovadoras, se puede producir, una mejora de la calidad de vida y la diversificación de las áreas económicas y sociales, en definitiva nuevas fórmulas para que la sociedad funcione.

El objetivo es el desarrollo de estrategias y aplicaciones para fortalecer los ámbitos rurales cuando se trata de la digitalización en la administración y la política, la movilidad y la logística, suministro / trabajo y la cultura, la educación, la energía y el medio ambiente, la salud y la atención a lo mayores. La digitalización afecta a todos los ámbitos de la vida social, económica y política, por lo que sólo ya un enfoque holístico, es eficaz. La red se extiende cada vez más en la vida diaria de la gente: desde el control de las máquinas a través de teléfonos inteligentes, hasta desarrollos de la telemedicina y hacer diagnósticos remotos.

Pero los expertos coinciden en que hay que preparar el terreno para hacer frente a los problemas del futuro con soluciones antes de que sea demasiado tarde. Cuando hablamos de ámbitos, no tiene porqué ser “regiones administrativas o políticas”, sino áreas o ámbitos que conformen grupos de ciudades  pequeñas y medianas y los pueblos de áreas rurales escasamente pobladas o zonas urbanas con algunas características comunes. Una definición muy amplia del término “región” es así, y es precisamente esta diversidad la que hace una aproximación a los retos tan complejos. Es aquí donde toman valor las iniciativas de aplicaciones y estrategias a medida que se desarrollan frente a las áreas políticas definidas con precisión, por ejemplo, Municipios, ciudades, pueblos, política de país, etc.

Los ámbitos rurales son una parte de la identidad y la cultura. La “Filosofía Smart” debe responder a la pregunta por sí misma y proporcionar respuestas sobre cómo los estratos más débiles y menos densamente pobladas de la tierra pueden cumplir con su mayor desafío: Los ciudadanos. Los jóvenes requieren educación y formación, las personas envejecen, precisan atención médica, y es necesario abordar la infraestructura y el mantenimiento de las empresas y proporcionar soluciones de movilidad y energía.

Ecosistema Innovador en un entorno inteligente

Ecosistema Innovador en un entorno inteligente

¿Pero, qué es “inteligente”?

Definir “inteligente” es dar un enfoque integrador de los términos sostenibilidad, movilidad, la resiliencia, tecnología al fin al cabo. Esto significa una obligada “sincronización entre el modo de vida y la gobernanza” y los ciudadanos involucrados además en el co-diseño de esta nueva política. Pero esta  “inteligencia” debe abordar conceptos que harán que las ciudades de la se conecten en red y la tecnología de la comunicación y la digitalización de la tecnología avanzada, eficiente, más ecológica y socialmente inclusiva, pueda conducir a una mayor calidad de vida o del trabajo. Esto también debe ser aplicable en las zonas rurales. “Inteligente” significa algo más que digital y en red, incluye una perspectiva integral, estrategias sostenibles, la cooperación de los diferentes actores desde el fabricante hasta el usuario y su entorno. Inteligencia territorial ha de entenderse como una “filosofía de Smart City”, el desarrollo sólo se puede hacer de forma colaborativa.

“Inteligente” significa algo más que digital y en red, incluye una perspectiva integral, estrategias sostenibles, la cooperación de los diferentes actores desde el fabricante hasta el usuario y su entorno.

El primer ministro de la India Narendra Modi, planteó a través de su visión de 100 ciudades “inteligentes”, si generaría un efecto de desarrollo de la India para los “pueblos inteligentes.” Los defensores pedían más recursos para las escuelas y  redes de energía en las zonas rurales para detener el flujo de migrantes a las zonas urbanas. El movimiento “pueblo inteligente” de la India y en otras partes parece estar ganando impulso. Delhi ha aprobado recientemente un plan para establecer 300 grupos rurales para promover el desarrollo económico y social. Alfabetización digital, saneamiento, recogida de residuos y de alumbrado luces son algunos de los servicios previstos.

La tecnología digital es compleja y podría aportar muchas soluciones a las que, a pesar de estos avances de estabilizar la calidad de vida local, en los ámbitos rurales aún no se encuentran. Como resultado, las personas pueden llegar a perder su  calidad de vida en estos hábitats de seguridad, su estabilidad social y su autodeterminación. La transformación digital ofrece la oportunidad de volver a acceder, configurar y la flexibilizar el territorio. Para mantener a la gente en los ámbitos rurales y atraer nuevos residentes rurales para asegurar sus hogares y en el futuro para que puedan participar en la sociedad, deben estar conectados a todo el desarrollo global, la línea de vida de la Internet. En definitiva las regiones pueden ser “inteligentes” y deben aprovechar las oportunidades.

4.- ¿La estrategia o el marketing?

En los ámbitos rurales, a la gente le gusta vivir en los pueblos y ciudades pequeñas, pero hay un deseo creciente de familias jóvenes para mover su centro de vida de la región rural. Por ello es importante fortalecer la cooperación entre las empresas, el gobierno y la sociedad civil en la planificación sostenible y la implementación de estructuras digitales para salvar a los habitantes de las zonas rurales con un futuro.

Internet y la digitalización ubicua de nuestras vidas se están expandiendo rápidamente y cada vez más, en nuestro ámbito profesional y entornos sociales. Y sí, debemos experimentar una transformación digital convirtiéndose  en un motor esencial para la innovación. Los servicios digitales y aplicaciones ofrecen posibilidades muy valiosas para mejorar la calidad del trabajo y la vida en las zonas rurales y por lo tanto para emprender un camino en el futuro, no sólo el enfoque debe en el término de marketing de Smart City.

Las dos meta-tendencias para los pueblos es similar a la de otros países industrializados: Demográfica, con un menor número de personas en general, mayor edad media, y una población más internacional en las metrópolis y la revolución digital. El reto es dar forma a esta tendencia de forma activa y llenarlo con vida.

Los servicios digitales y aplicaciones ofrecen posibilidades muy valiosas para mejorar la calidad de trabajo y de vida en los ámbitos rurales. Sin embargo, el  desafío es como abordarlo con una escasa población. En comparación con las ciudades, grandes áreas deben cubrir un número relativamente pequeño número de ciudadanos. Esto es una tarea compleja y en particular para la conectividad, la movilidad y los recursos energéticos.

Aldeas digitales como una alternativa a ¿la ciudad?

 Aquí, la digitalización puede conducir al decisivo progreso, como nuestra vida, nuestro trabajo, nuestra educación, y nuestro tiempo libre son cada vez determinado por Internet. Industria 4,0, Cloud Computing, Big Data, seguridad y de seguridad están casi a nuestro alcance en nuestra entorno inmediato; nuevas tecnologías se están integrando en nuestra vida diaria a vez en mayor medida. La personalización masiva de la cuarta revolución industrial asegura que los productos y servicios se adecuan a las necesidades individuales. Servicios automatizados o incluso completamente sistemas autónomos y realizan tareas optimizar la vida en cada situación. Autonomía y la flexibilidad son los valores rectores que impregnar la sociedad y la producción-soluciones rurales

Es evidente que, más de un suministro básico mínimo debe garantizarse;

Puestos de trabajo y nuevos modelos de trabajos flexibles; potenciar y garantizar en un alto nivel a través conceptos innovadores, entre otros. Esta también implica retos tales como la conectividad permanente o las posibilidades de compartir logística o movilidad entre ciudadanos bajo demanda de entrega de los bienes. Muchas visitas a los médicos especialistas en la ciudad podrían llegar a ser superflua, si el médico local utilizara la tecnología de consulta con un especialista en la ciudad y obtener un diagnóstico remoto.

La tecnología de la información puede cubrir de esta forma un papel clave en las diferentes áreas. El mayor desafío, sin embargo, surgirá sistemas cuando tienen que colaborar a través de las barreras tradicionales de la industria.

Arbol_ecosistema_urbano

 Los ecosistemas inteligentes entre los rural y lo urbano

La base de todo esto son ecosistemas inteligentes.

Mientras que los teléfonos inteligentes y la Internet representan la punta del iceberg de una sociedad y la economía digital, el software constituye el centro sistema nervioso que combinará todos los sistemas en todas las industrias y tecnologías en un Smart colectiva que abarca todo, desde sensores y actuadores a la nube. La iniciativa inteligente en entornos rurales demuestra que se pueden mantener algunas opciones locales para el  futuro. La cuestión es participación en la sociedad en todas las fases de la vida.

La provisión de la infraestructura pública, cuidado de la salud, la movilidad, la logística  deben adaptarse  a la edad con servicios apropiados y a las estructuras sociales, deben estar interconectados y re-diseñados para hacer esto una realidad. Más bien, el reto es interconectar los sistemas existentes con los demás de una manera inteligente, de modo que se crea valor añadido. “Si las familias jóvenes y empleados cualificados reconocen estas oportunidades y optar por una vida en el campo, las zonas rurales se convertirá en atractivo (Otra vez) también para pequeñas y medianas empresas y fábricas.

Hoy en día, el concepto de “Smart City” es comúnmente asociado con el desarrollo de las ciudades, territorios “en mutación ” y cuestionando su evolución. Sin embargo, las zonas más rurales también están en condiciones de apropiarse del concepto. Las áreas rurales presentan algunas fortalezas específicas como una población más homogénea que la participación de la ciudad y los ciudadanos ya anclado en hábitos y prácticas. Por contra, las preguntas como; la accesibilidad, la movilidad y la masa crítica están ahí. Se esperan los problemas y las TIC   como respuestas.

En realidad, no debería haber ninguna oposición entre “city” y “rural”, pero la interacción, la sinergia debe ser facilitada por las nuevas tecnologías y su aplicación el territorio. Estas nuevas relaciones urbano-rurales están condicionadas al reconocimiento de los territorios como polos de desarrollo rural y específico de la innovación. El uso de “inteligente” como efecto de despliegue nuevas sinergias se crean y llevar a territorios rurales valor que aumenta los beneficios añadidos y disminuir las debilidades. En este sentido, los sectores el medio ambiente y la agricultura pueden ser rutas crecimiento inteligente específico zonas rurales inteligentes Smart City.

No hay que oponerse a los conceptos de “Smart City” o “Smart Rural”, aunque quizás sería mejor hablar de “territorio inteligente “o” ámbitos inteligentes” o “Desarrollos Locales Rurbanos” como cita mi amigo Antonio García Salas. El nombre debe ser equilibrado y tener en cuenta las especificidades de cada territorio sobre su futuro, su existencia, sus interacciones, su riqueza.

En términos estratégicos, un territorio no se detiene en sus fronteras administrativas, sino en la doméstica y en el hábito ciudadano. Una región interactúa con entidades vecinas, rurales o urbanas, y la organización en su desarrollo en armonía con su medio ambiente. El término “territorio inteligente” en función de su fin otro optaron por un “destino común” donde la especialización o diálogo fue el centro de interacción.

Sin embargo, para promover este modelo smart, necesitamos una mayor integración para reunir ciudadanos, grupos de interés de los gobiernos locales y sectores económicos mediante la combinación de ellos en un sola enfoque. La tecnología de la información y las comunicaciones son herramientas para facilitar el comercio y crear sinergias, pero no la solución.

5.- Los nuevos retos.

 Los territorios se enfrentan a nuevos retos como el crecimiento demográfico, desarrollo económico o la inclusión social. Frente a ellos, el concepto de “Smart City” ¿hay una respuesta adaptada?  La ambición detrás del concepto está sujeta a una visión política que integra y nubla las cuestiones más sociales.

El concepto se refiere tanto a la cuestión del modelo empresa subyacente, junto con la definición de una estrategia a desarrollar constantemente desde un punto de vista social. A menudo este visionario concepto, se ve disminuido
en la versión más política. De hecho, el concepto de “Smart City ” debe abarcar todos los sectores de desarrollo.

No es suficiente construir infraestructuras inteligentes para una ciudad inteligente.
Las nuevas tecnologías son herramientas para poner en práctica los retos del territorio, para hacer realidad la visión a corto, medio y largo plazo. Ello le permiten conectar datos, para informar, consultar y usuarios para producir e interpretar resultados. En este proceso, es esencial involucrar a los ciudadanos como usuarios, a través de la experiencia y el conocimiento.

Inclusión teórica

“Inteligente” y “City”

La asociación de “City” e “inteligente” es especialmente, para áreas urbanas y ciudades, donde la reconstrucción de los lazos sociales y la cohesión social se convierten en retos importantes y de actualidad. Por lo tanto, puede ser atractivo para favorecer las tecnologías de la información y la comunicación como herramienta de reconciliación de los players locales, para restaurar el vínculo social que se ha desgastado en los últimos años y, sobre todo, paradójicamente, en las áreas más densamente pobladas.

Pero la asociación “inteligente”, junto a ámbitos más rurales, requiere de un desarrollo más específico que obligue a conectar el territorio, mejorar la calidad de vida y responder a los retos sociales.

Estrategia de marketing?

La respuesta a los retos sociales requiere la definición una estrategia de desarrollo territorial integrado. En la aplicación de esta estrategia, las autoridades públicas podrían estar tentadas a favorecer un enfoque de marketing en la promoción de la tecnología, con el riesgo de oscurecer los objetivos. El enfoque de marketing debe estar al servicio de la estrategia
y no sólo a aplicaciones de servicio y productos desarrollados. En conclusión abordar tres enfoques:

El enfoque ciudadano, abordar la acciones de innovación social que apoyadas en la tecnologías pueden aportar mejoras en la calidad de vida, organización o el propio ocio de los ciudadanos.

El enfoque de servicios públicos, aborda las metodologías que pueden y deben ser tenidas en cuentas por los territorios, para implementar acciones públicas para la adaptación tecnológica de los servicios de la Administración más tradicional.

Por último y en relación a los servicios de las empresas o para ellas, aborda las acciones que pueden convertirse en oportunidades de negocios concretas o que pueden facilitar a terceras la actividad profesional. En todos los casos, basadas en las tendencias, en la alta conectividad e hiperconexión ciudadana y la mejora de la calidad funcional de las PYMES.

Referencias:

1.-Smart Rural Areas Fraunhofer IESE

2.- Supporting smarter European cities

3.- Smar t R u r a l Les territoires ruraux s’approprient le concept de Smart City

4.-Congreso Mundial de Lideres Locales y Regiales. Bogotá 2016

5.- https://smartcountry.collaboratory.de/ecm-politik/colab/de/home/beteiligen/draftbill/44586/chap/12

6.- http://www.ruraleurope.org/content/view/203/4/lang,espanol/

7.-

http://www.ceys.org/wp-content/uploads/2015/12/Informe-Ecosistema-Smart-en-Andaluc%C3%ADa..pdf

8.-Five cities that are leading the way in urban innovation

9.-UCLG Regiones y ciudades MEDIAS

Sobre el autor:

Francisco Morcillo. Consultor, Experto en Innovación Territorial y Blogger . Entusiasta de Innovación+Tecnología+Gestión, para la innovación empresarial y territorial. Autor del blog; 2TI #smartcity= Territorio+Tecnología+Inteligencia+Innovación 

¿Te animas a seguirme en twitter?: @fmorcillo

Mi perfil más completo: Francisco Morcillo

Una respuesta a ““#Smart” ,¿tendencia, filosofía o etiqueta, sólo de la “#city”?

  1. Pingback: Ciudades PoKemon e inteligentes. 6 tendencias sobre la transformación digital de la ciudad. #SmartCities | 2TI #smartcity= Territorio+Tecnología+Inteligencia+Innovación·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s